8.1.08

Volver al ruedo

Luke le dice a Lorelai que es simpática y divertida y encantadora y parece un dibujo animado, y yo pienso que quiero volver a ser un dibujo animado, a hacerme fotos leoegocéntricas, a hacer el payaso.
Poco a poco, venzo la agorafobia, Vaca Austera, fuera de onda, hace tanto tiempo que no juego que no me sé ni las reglas, ni las letras, preguntadme lo que queráis, no podría distinguir un tema de otro, demasiado grunge para mí, aunque recuerdo cosas de cuando era pequeña y musicófila sin querer (o cómo saberte discos de Soundgarden de los que no reconoces la portada).
No obstante, me divierto, sonrío, disfruto. A ratos me ataca el nerviosismo de la conversación que por fin tuvo lugar y que parece que desemboca en una especie de ganar-ganar que, aun así, en cierto modo me aterroriza. La nostalgia, la despedida, el cambio, y, claro, todo lo que hayque hacer, hayque, hayque, hayque, eso me viene bien pero temo que me desborde.
La Chica de las Sonrisas dice que las oportunidades hay que aprovecharlas cuando aparecen, y no cuando a uno le viene bien, y me vienen vagos recuerdos de cuando yo era, no valiente, sino temeraria por completo, acrecentados por los planes del Chico Escritor, el Chico Entusiasta y la Chica India, su piso, recuerdos de Fuencarral, lanzarse a la piscina, "mamá, mañana no voy a comer, voy a ver un piso... cómo que para qué, pues para ver si alquilo una habitación", esa era yo y mírenme ahora.
Pero ahora no me termino de convencer del todo, y quiero saberme las letras y hacer escapadas a Valencia y alquilar una caravana festivalera y sí, todo eso eso, y más, así que habrá que empezar por el principio y decir, alto y claro, "Señor Cambio, bienvenido sea". Y será raro, y brusco, y a veces desagradable, y a veces entrañable, y a veces hormiguitas en la tripa, y a veces ilusión y entusiasmo, y a mí me gustaban mucho los cócteles así que vamos a sustituir las borracheras reales por las borracheras emocionales.
Tres, dos, uno.
Chapuzón.

1 comentario:

Miss Calamar dijo...

Mientras las hormigas estén en la tripa y no en la azotea, todo irá bien.
Glup, glup, glup.

Publicar un comentario

Habla tú también. No dejes que esto sea sólo un monólogo.