9.4.10

Afírmalo con vehemencia...

"... voces que, casi sin excepción, sonaban universitariamente dogmáticas, como si cada muchacho, en su turno estridente dentro de la conversación, estuviera resolviendo, de una vez por todas, alguna cuestión altamente polémica, una cuestión que el mundo exterior, no universitario, llevaba siglos discutiendo con gran torpeza, provocativamente o no".

"Estoy harta de ego, ego, ego. El mío y el de los demás. Estoy harta de que todo el mundo quiera llegar a alguna parte, hacer algo notable, ser alguien interesante. Es repugnante..., lo es, lo es. Me da igual lo que digan los demás".

He elegido una maravillosa semana para leer Franny y Zooey.

3 comentarios:

Ana dijo...

Jajaja, supongo que a estas alturas debemos estar ya conectadas mentalmente. Hace un par de horas escribía esto en una página de word:

Parecía que nos habíamos escapados de un libro de texto. Quizás, nuestro entorno podría pensar que nuestro lugar era de uno de esos libros de psicopatología que habitaban las estanterías de mi casa cuando era pequeña, pero no. Éramos prófugos de aquellos ejemplares que llevaban tan sólo unos meses en los estantes de esas librerías especializadas en textos universitarios, en un rincón entre Sociología y Psicología. Paladines de todo aquello que empezara por pos.
Éramos el claro ejemplo de una sociedad desgastada hasta sus últimas consecuencias. Perdidos como si no hubiese un lugar en el mundo donde quedase un hálito de cordura.

La abajo firmante dijo...

Jajaja. Yo sólo cito a Salinger. Lo tuyo es claramente mejor. Dime que esta noche nos vemos, dime que conoceré a R y hablaremos de zapatos rosas y de tener principios. Por favor.

Ana dijo...

Sin duda R es la mejor persona para tratar esos temas y de por qué no tenemos futuro, pero creo que se me escapa también este fin de semana :(

Publicar un comentario

Habla tú también. No dejes que esto sea sólo un monólogo.