1.7.08

Vacaciones de verano para mí

Cuando empieza el verano y los edificios, en general, salpican, los primeros días siempre tengo la sensación de que los aires acondicionados lloran en masa por la vuelta al cole. Se me pasa pronto, pero me da una pena tremenda. Aunque, por otra parte, estos días parece que todo me da una pena tremenda.
Hoy, mi madre ha perdido la pulsera que le regalaron en su injusta despedida las compañeras de su último trabajo. Ella se encogía de hombros y alegaba que no le gustaba del todo, y que los recuerdos que le traía eran agridulces. Yo he recorrido tres veces el tramo de Gran Vía que habíamos pasado y al no encontrarla casi me echo a llorar. Dios, estoy tan tonta que me abofetearía si no lo considerase otro de esos impulsos que tengo que aprender a reprimir.
Hablo con mi madre del extraño sentimiento de, por primera vez en la vida, no tener ni puñetera idea de qué hacer. De cuál será el próximo paso. La falta de arrojo que me lleva a tumbarme en el sofá hasta dejar mi huella, cual Homer Simpson borracho, y que hace que, en el fondo, las horas que van pasando me dejen indiferente.
Por otro lado, quiero hacer. En general.
De momento, hoy me he pedido un día libre mental. Voy a limpiar todo lo que en algún momento estuvo en contacto con la alfombra de baño incandescente, a ver si con un poco de suerte mi casa deja de oler a goma quemada, a no pensar en nada, a jugar a la Nintendo como si me hubiera metamorfoseado en mi hermana. Hoy está prohibido leer, pensar, e, incluso, mantener conversaciones. De modo que rechazo la muy estimable ayuda de un mensaje con eñe, un padre dispuesto a dejar el trabajo para venir corriendo a casa, una madre dividida entre el instinto de alimentar a un polluelo y el de meter al otro bajo el ala, y un escritor abandonado vilmente a su suerte durante la tarde.
Nada de nada. Eso quiero hoy.

6 comentarios:

Jane dijo...

Yo iba a llamarte, pero si estás en modo desconexión, ya hablamos otro día ^_^ (mañana, por ejemplo... cuando salga del curro y tú hayas visto a esa señora de los veinte minutos cada mes).
La cuestión no es reprimirse, es no tener que hacerlo (reprimirse) porque no has tenido el impulso. Aunque claro, para eso hay que pasar por el reprimirse y... volvemos a empezar...
No tener ni idea de qué hacer es algo desconcertante para las que queremos controlarlo todo en todo momento, pero cuando sucede y más o menos tienes opciones, es una gozada... al menos yo estoy disfrutando estos días (meses que me quedan) de saber cómo montar un buffete y llevar un snack, de acostumbrarme a un ritmo y a una gente, de estar en un lugar como si llevase allí toda la vida, pero saber que es algo completamente temporal y que un día dejaré de ir y esa sensación será parecida pero en otro sitio y con otra gente... y aunque pudiera parecer triste, no lo es en absoluto.
Y todos necesitamos un tiempo de estar tirados en el sofá sin hacer nada... a mí me ha costado siete meses de sofás (el mío, el tuyo, el de Et, el de Alberto, el de Julio... ^_^) (mi sofá es super cómodo, por cierto).

Anónimo dijo...

no diré nada y haré cm si ná.
cuándo van a echar a Virginia???no puedo cn ella, de verdad!!!
duerme bien.
tu media infancia

Minyacairiel dijo...

Media Infancia, creo que sé a lo que te refieres... Pero es que es diferente desde dentro de una inercia. Mañana lo hablamos, anyway.
Jane, no entiendo exactamente de qué hablas... Yo me refiero a la carencia de opciones, y, desde luego, mis ganas de de tener sensaciones con otra gente y otro sitio son exorbitantes.
PD: Qué bien me ha sentado dormir tres horas en el sofá. Tanto, que por fin he acabado con el baño. Y casi no he hablado en todo el día, y joder lo que mola eso.

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Joder: sofá, tele, incomunicación, tranquilidad, siesta... ¡qué envidia!

Besos!

Jane dijo...

Hablo de que me pongo a escribir una idea y acabo en otra diferente... estoy dispersa... o difusa o algo

Mirta dijo...

muchas gracias por hoy, aunque en realidad hayamos sólo luchado para ver quién tenía más incertezas de las dos...jaja
luego seguí de mal humor todo el día hasta hace un ratito k he terminado dos traducciones...k ya iba siendo hora!!

Publicar un comentario

Habla tú también. No dejes que esto sea sólo un monólogo.