31.12.08

Un año mayéutico

Hoy es un día de hacer listas, en general. Listas de invitados a cenar (nosotros, para variar, por libre: teníamos invitados a comer y cenamos solos, webcam mediante), listas de cosas para comprar a última hora, listas de bares donde no cobran entrada después de la 1, y, sobre todo, esas listas infames de cierres contables.
A 2008 lo cierto es que le pedí muy poco. Me valía con que no fuera 2007. Quizá fue fallo mío, y debía haberle pedido que fuera 2006, pero ese es otro tema. Le pedí tan poco, que en 2008 he escrito 96 entradas. Me hace gracia, porque, si contamos esta, son las mismas que páginas tiene mi ProyectoFC (bibliografía aparte).
Ayer, Blue decía que para ella 2008 no ha existido y que le resultará raro cumplir 25 sin haber vivido los 24. Yo, la verdad, siento algo temiblemente parecido. De hecho, hace nada escribía sobre la crisis de los 23, y no era para nada un error tipográfico. Como decía la Chica Ángel, se conoce que después de tanto correr, me ha venido un año en stand-by.
Tampoco es extraño no tener gran cosa que poner en mi libro de deber-haber de 2008. Al fin y al cabo, he pasado 5 de los 12 meses de baja. Eso es algo, sin duda. No ha sido tan terrible, porque, de hecho, de lo poco que recordaré de 2008 hay una cosa muy grande, que son los cafés, desayunos, aperitivos, cañas y demás con Mi Media Infancia, que nunca se habrían producido de no ser por esos cinco meses.
Pero, ¿y qué más? 2008 será para mí el año que se fue Jaime, y eso no me gusta nada. Quiero recordar cosas fantásticas y unirlas a la lista para que la ausencia no sea tan grande, pero lo cierto es que no me sale. Sí, 2008 fue el año en que me planté sola entre las primeras filas a berrear con los Sex Pistols, pero igual en vez de "No future for me" debería haber cantado "No present for me". 2008 ha sido el año de mirar todo el rato atrás y adelante, sin poner casi nunca los pies en el suelo.
En la oficina, hace dos semanas, hablábamos de que 2009 sería mejor porque tendríamos un plan de marketing, y un director, y no sé cuántas cosas más. Y ese ha sido en gran parte mi 2008: pensar en todo lo que tendría en 2009. Aunque ayer terminara efectivamente, la burocracia es lenta, y 2008 no será el año que me trajo la licenciatura.
Así que, este año, voy a hacer una carta mejor. Le pido a 2009 que sea un año de partos. Que traiga al mundo mi certificado de licenciada, mi sueldo menosmileurista, a la pequeña Lola, a la gente que está por el sur, a mí de nuevo a latitudes cálidas, muchos álbumes de fotos, muchas noches con grandes canciones que aún no han sido editadas, sonrisas, sorpresas, y sugus.
Feliz 2009.

2 comentarios:

Mirta dijo...

Feliz año.
Ayer hice balance, pero siempre me las apaño para k salga positivo, aunq muy positivo no haya sido.
Tu reencuentro fue una de las cosas buenas del año k murió.
No sé qué nos deparará el 2009, pero yo pienso mirar hacia delante y vivir serena y feliz. Ahora q tenemos tiempo.
Un beso, guapa

Jane dijo...

¿tú te crees que estás son horas de acostarse? me encantan los días 1 en mi familia, a ver quién puede decir que se puede pasar con su tíos, madres y primo desde las 20:00 hasta las 5:20 viendo películas una detrás de otra... y dejar planeado (esta vez sí que sí) el maratón de Star Wars, a falta de confirmar definitivamente el día (puede que el domingo, pero hay que negociarlo).
Peque, 2009 va a ser un año grande. 2007 prometía mucho, pero si contamos con que 7-2 = 5, pues la rima fácil explica todo lo demás... 2008... bueno, lo dicho, inexistente salvando las tres semanas en Mallorca con curro, una de las noches más divertidas que he pasado nunca, los cuatro días dirigiendo masas y una de las puestas de sol más increíbles que he visto nunca... creo que ahí queda mi año, todo lo demás han sido casis... casi grabo un corto con Julio, casi grabo un corto con Lenny, casi termino el montaje de varias cosas, casi empiezan a ir mejor... pero todos esos casis son el preludio para llevarlos a la práctica.
Y ahora, me voy a ir a la cama, que mañana (en unas cuatro horas) me espera un día muy largo... yo que quería empezar a leer el libro comercial que me ha dejado mi tío (se lo he pedido yo, no era con ningún tono despectivo).
Nas noches, liz año.
Un abrazo fuerte fuerte (empieza la cuenta atrás... mañana me dice mi profe qué día me examino)

Publicar un comentario

Habla tú también. No dejes que esto sea sólo un monólogo.