10.12.08

Todo es tan raro y veo huecos allá donde miro, y no debería, porque lo cierto es que no hay tantas ausencias (aparte de la obvia, diría que dos, todo lo más), pero la sensación es de aislamiento, y entonces empieza el bucle de sonlosdemásosoyyo.
Ante esta situación, me hago mi lista de buenos propósitos 2009 vol. I. Quiero retomar esta ventanita con el planeta, quiero contarlo todo, quiero que nadie esté demasiado poco por aquí. Quiero nadie esté demasiado poco, en general.
Como buena gambitera retirada, confundo los días con las noches y las noches con los días y todos ellos entre sí, y quiero ir al psicólogo cuando tengo psiquiatra y me hago líos tremendos de agenda, pero, al fin y al cabo, toda esta pesadilla tiene una fecha de fin que ya no incluye la palabra "mes". Eso también da un poco de miedo, el fin del miedo. Los finales, en general. Vaya, parece que seré licenciada. Y luego, ¿qué?
No es el vacío de los 23, no tengo problemas con lo que viene después, porque ya ha venido (yo y mi inherente desorden): tengo mi casa, mi novio, mi trabajo, mis problemas con el extracto de la Visa porque viajo más de lo que debo. Todo eso, ya está aquí.
Quizá sea más sorprendente lo que no desaparece. Los vaqueros rotos, los agujeros negros, los veinte minutos crónicos de retraso, la falta de confianza, el pastillero. Creo que ese es el origen de la crisis de los 23, que las cosas no cambian cuando uno se lo espera. Cambian de golpe cuando un coche choca con otro en un cruce mal tomado, o cuando llega un ERE (ahora ya no lo ponen en mayúsculas, pero me niego a normalizar la palabra. Señores, mantengamos una cierta dignidad laboral, por favor), o cuando pasan cosas así, y para eso no te prepara nadie. Y muy especialmente, no te prepara la universidad.
No me gusta nada este post y además ya llevo veinticinco minutos de retraso, así que hasta aquí. Próximamente, espíritu navideño en lugar de astenia, prometido.

5 comentarios:

Jane dijo...

espera que llegue el finde y te cuente cosas extrañas, entonces sí que será raro...
jeje, yo también sé crear expectación ante un acontecimiento... debería diseñar campañas publicitarias o algo... jijiji...

Mirta dijo...

wenas..
la verdad es que si nos ponemos un poco negativas y nos dejamos llevar por el espíritu no navideño k tengo, te diría k todo es una mierda enorme, k las cosas pasan, además de sin avisar, con mala leche..pero si tengo k ser positiva te diré que hay q tener paciencia e intentar mantener la calma cuando algo no va, ya se arreglará o lo arreglaremos.
Tengo ganas de verte.

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Tengo otra mala noticia: no tienes 23, tienes 24 (aunque igual no es mala sino buena :-P).

Muchos besos, anímate...

Sara (1espejo1000ventanas.com) dijo...

Y te iba yo a decir... la crisis de los 23 te llega a los 24? :) Vaya, siempre fuiste una persona adelantada a tu tiempo, quizás te venga bien atrasarte un poco de vez en cuando y disfrutar algo más de alguna de las cosillas buenas que cambian con el tiempo.
Un besazo, preciosa. Te llamo este finde.

dijo...

coño vega! jaja siempre se me olvida que minaycariel o como sea eres tú, es que mira que te has pillao nombre dificil de recordar eh? pero algo me decía que Marta hablaba de tí, pos na chica, que un saludo.

Publicar un comentario

Habla tú también. No dejes que esto sea sólo un monólogo.