2.11.08

Hoy estoy pesadísima

Pero es que ando poniéndome al día, en general, y leyendo los feeds de Inspire me, now! me he topado con esta joyita (el original, aquí):


Decididamente, nuestro peor enemigo somos nosotros mismos.

3 comentarios:

Un estertor dijo...

Es así, las mujeres están como cabras y los hombres, con tal de fornicar, asienten cuando se les exhorta que digan "sí, estás más delgada y así me gustas más".

Bendita infancia la mía... xDD

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Supongo que si has puesto la foto es para entrar de lleno -es decir, de manera soez- en este debate: La de la talla 12 tiene un buen culo, pero no sé si es mi mujer ideal. Es muy fea. La de la talla 16, no. Conceptualmente, no, al menos, luego la realidad...

Y me temo que soy uno de esos superficiales fornicadores que se quedan con la de la talla 8 (aunque, insisto, todo esto es conceptual, por supuesto).

Es como si me preguntas si prefiero tener el cuerpo de Darek o el mío, pues la verdad es que prefiero el de Darek, pero qué pereza, ¿no?

Besitos,

G.

Minyacairiel dijo...

Lo cierto, es que quería haberles cortado las caras para no dar pie a ese tipo de comentarios. Efectivamente, las cabezas no apoyan el mensaje que creo que tenía el creador...

Publicar un comentario

Habla tú también. No dejes que esto sea sólo un monólogo.