6.5.08

(Muy) malas pulgas

Mi psicólogo me dice que vivo en una espiral de culpa y rabia. Yo me digo a mí misma que estoy hasta las cejas de citar a mi psicólogo, aunque, por otra parte, los doscientos euros mensuales que invierto en estar un poco menos zumbada parece que me rentan. Y creo que esta frase corrobora lo que dice el buen señor.
El caso es que llevo todo el día para conseguir sacar la información más importante de mi PC. He tomado una decisión terminante. Antes de mañana, mi querido portátil será formateado sin piedad. Aunque sólo sea para aguantar hasta el sábado. Mi madre me echa la bronca por depender de la tecnología. Yo tengo ganas de gruñir. Estudie usted por Internet y luego dígame que dependo en exceso de la tecnología. Tsk.
No puedo entregar mi trabajo de TEE porque no tengo el Frontpage en el ordenador del Chico Cósmico, y tardo unas siete horas en conseguir terminar una compilación de Nero con el mío. Encerrada en mi espiral, me enfado, alternativamente, con mi padre, con el vendedor, con el fabricante, con el Chico Cósmico, y, por supuesto, conmigo misma. Y con los anunciantes de seguros. Dios, cómo odio a los anunciantes de seguros y su puñetero omnipresente "no pasa nada". Claro que pasa. Si algo puede salir mal, saldrá mal. Y yo estoy hiperactiva y no me dejan ser persona, joder.
Introduzcan aquí un gruñido.

Por otra parte, debo decir que el viaje a Varsovia no ha desmerecido los más de diez años que hace que lo sueño. Vale que el Gueto es una porquería, pero, señores, la Nowe Miasto y la Stare Miasto, y la Nowy Swiaty esa o como leches se llame molan un cojón y medio. Lo he apuntado todo en un cuadernito precioso que me hizo la Chica Ángel hace tiempo y que todavía no sabía en qué merecía ser empleado, hasta que me vi preparando el viaje, así que me ahorraré aquí los detalles. Sólo diré que el polaco no es un idioma, sino una interferencia; que Varsovia es tan pequeñita que parece que te cabe en la palma de la mano, y que si fuera por mí no habríamos vuelto.

Esta noche me voy a ver a Hidrogenesse, pero, antes, tengo que ir a recoger la renovación de mi baja. He sido una buena chica y me he vestido de rosa. Por mí, que no quede.

En fin. Que voy a ver si hago cosas y dejo este monotemático back-upiano en el que se ha convertido mi vida.

Feliz mayo, amigos.

2 comentarios:

Jane dijo...

me quedo con lo de TEE y back-upiano... si lo lees todo seguido, con pronunciación a la española, es gracioso... que no se diga que falta el humor ^_*
Yo sigo queriendo ir a Varsovia a) en tren, b) en furgoneta con una caña de lomo y un queso (yo es que soy asín).

elchicoquequeriaserbreteastonellis dijo...

Y estabas guapísima de rosa, por cierto :-)

Publicar un comentario

Habla tú también. No dejes que esto sea sólo un monólogo.