27.9.08

El ser humano es raro (y más, en colectivo)

Empiezo a estar convencida de que mientras mi pequeño mundo gira, y busco cajas para mudarme por enésima vez como el que renueva su fondo de armario y el trabajo me exaspera y celebro despedidas y cumpleaños, la sociedad madrileña se ha puesto de acuerdo para saludar a los desconocidos.

He buscado datos sobre esta performance que está haciendo de Madriz una ciudad más humana y agradable para vivir, pero no los encuentro.

No obstante, el porcentaje de extraños que me saludan o me despiden cada vez que salgo a la calle sigue aumentando exponencialmente.

1 comentario:

Mirta dijo...

avísame cuando la ciudad se haga más humana, entonces volveré!!

Publicar un comentario

Habla tú también. No dejes que esto sea sólo un monólogo.